El sábado pasado tuvimos la comida de Navidad del trabajo. Es un acto informal, donde están permitidos los vaqueros y hasta algún chico se atrevió con zapatillas casual. En años anteriores no me he complicado mucho, una faldita de jaquard o con algún detalle, blusa negra y botines negros.

Pero este año, motivada en parte por mi nuevo corte de pelo que me encanta, decidí currarme un poco el look. Así que abrí el armario, me puse manos a la obra…. y este (más o menos) fue el resultado.

Comida de Navidad informal

Escogí unos vaqueros ajustados de pitillo. Para arriba una blusa de tirantes blanca plisada y una chaqueta de antelina, las dos de Mango compradas en el Black Friday. Me encanta como queda la cominación con la blusa que queda muy suelta y la chaqueta abierta con las solapas en cascada. Encontré unos botines de tacón negros (de hace por lo menos 6 o 7 años) que he usado muy poco, también de Mango. Y para completar chaqueta motera de polipiel negra y bolsito negro.

Iba muy cómoda y un poquito arreglada. Seguro que repetiré con esta combinación 🙂

Si quieres ver todas las prendas, visita mi tablero “Para mi armario” en Pinterest.