El sábado pasado tuvimos la comida de Navidad del trabajo. Es un acto informal, donde están permitidos los vaqueros y hasta algún chico se atrevió con zapatillas casual. En años anteriores no me he complicado mucho, una faldita de jaquard o con algún detalle, blusa negra y botines negros.